Inteligencia

Inteligencia

El desarrollo tecnológico engendra la necesidad de nuevos conceptos de servicio, no solo de como se ven sino también de como hay que implementarlos, debido a los avances de las tecnologías con base en la información, ha proliferado en el mercado un sinnúmero de nuevos conceptos de servicio. Móviles, correo de voz, correo electrónico, son ejemplos de los nuevos conceptos de servicio con base en la tecnología que han sustituido las formas tradicionales de entrega de servicios semejantes, dando un gran avance en la vida humana creando inmediatez en los servicios prestados. Pudiendo acceder a la información desde cualquier lugar. Internet es una tecnología explosiva a través de la cual los consumidores pueden tener acceso a muchos servicios desde su ordenador, televisión o teléfono móvil. Hoy en día el papel de las páginas web ha cambiado los estándares en el comercio,  avanzando a una velocidad vertiginosa. La importancia de la implementación inteligente, proporciona atajos a la hora de que un proveedor de servicios o un vendedor cotidiano, se acerque a un gran público, con una buena estrategia, ayudados de una inteligencia adquirida en el tiempo, aceleramos la creación de su negocio en linea. Es necesario siempre para ello disponer de una buena cantidad de información al igual que el cliente necesitará gran volumen de información para poder llegar a comprar un producto que no conoce o que nunca utilizó o un producto que ya conoce en una tienda que nunca compró.

La relación e interacción entre un cliente y una máquina se basa en la cantidad de información que entre ambos estén dispuestos a compartir, creando la decisión final a la hora de adquirir un producto o servicio. Por eso es importante tener una imagen de seguridad, confiabilidad, a la hora de ofertar el servicio por el cual el cliente va ha comprar, en el momento en que se establece el equilibrio, entonces, se convierte en un producto de consumo.

Cuando una empresa, que toda su vida se dedicó, a empacar o fabricar un producto, se lanza a internet, se encuentra en que el marketing de servicios es totalmente diferente al marketing de producto, y se preguntarán por que hablo tanto del tema, es muy simple, en el momento que pones a vender un producto en internet ese producto inicialmente se convierte en un servicio, de ahí los grandes errores a la hora de hacer campañas en la red.

Una vez comenzada la carrera de establecer una campaña de un producto en internet, me he dado cuenta que no tiene nada que ver con referencia al marketing de productos empaquetados:

    • La primera diferencia está en que el cliente no puede tocar el producto, pudiendo ver todas sus características, dando vueltas al envoltorio del mismo. El cliente al tener el producto en su mano se toma su tiempo, si lo puede probar lo prueba, le da vueltas y más vueltas hasta que decide si lo compra o no. El mismo producto en la red, el cliente ya no lo puede tocar, no lo puede probar, realmente poco más que ver la información del producto y sus fotografías, con lo que realmente el marketing de producto no vale por que inicialmente lo que estamos dando es un servicio de compraventa, y no hemos realizado correctamente la campaña de marketing de servicios.
    • El primer problema que surge en la mente de las personas, es la confiabilidad del medio de información y venta del producto, en el cuál va ha realizar la compra, la tienda virtual o tienda online, desencadenando un problema de imagen en la calidad del servicio, para poder ofrecer un producto empaquetado a un cliente. La primera estrategia a emplear es una campaña de imagen, calidad de servicio, calidad de envío, calidad de producto, que sea fiel a la descripción, y que no sea diferente a lo que el cliente ve en la información ( alguna vez la información puede dar a errores de interpretación, no por que no esté bien descrita, sino por la manera en la que el cliente puede interpretar y con ello llevar a errores ) hay que asegurarse de que la información no de lugar a error, y si lo hubiera en algún momento intentar corregirlo inmediatamente.
    • A pesar de las diferencias notables en la identificación de las diferencias, muchas veces las empresas no se toman el tiempo necesario para recapacitar, re ordenar su estrategia y volver a ponerla en marcha. Poniendo en duda incluso los resultados obtenidos culpando a cualquier problema nacional para intentar evadirse así del verdadero problema, que no es otro que reconocer que nos hemos equivocado. Es cierto que un buen empaquetado vende, pero el cliente no lo tiene en sus manos para comprobarlo.
Por eso el uso de la inteligencia de procesos adquirida por el esfuerzo y trabajo en desarrollo de campañas de ventas de servicios, ayudada por la calidad del producto, con la excelencia en la forma en la que se muestra la información, todo eso junto, en el mismo envoltorio, se transforma en una empresa de éxito, acortando el camino, creando valor a cada paso y estableciendo una conexión de futuro inmediato con el nuevo cliente, ofreciendo el mejor servicio para poder vender el mejor producto.