Empresas


Los expertos concuerdan en que aunque algunos aspectos de la publicidad son iguales para los productos y lo servicios, las características especiales de los servicios requieren estrategias adicionales para hacer que la publicidad de éstos sea más efectiva, Dichas estrategias incluyen:

Para cualquier organización, uno de los aspectos más significativos pero desafiantes de administrar el valor comercial de la marca implica coordinar todos los vehículos externos de comunicación que envían información a los consumidores. Esto incluye publicidad, relaciones públicas, venta personal, E-mail, y sobre todo a través de la página web. Pero en el caso de los servicios, las interacciones con todos los demás puntos de contacto con el cliente ( servicio al cliente, encuentros de servicio y telecomunicaciones ) también deben ser conscientes para asegurar no sólo el valor comercial de la marca, sino también que se administren las promesas de servicio o de cualidades del producto

Las marcas de servicio no se crean sólo de la publicidad, sino que es el valor de las experiencias directas de los clientes con la marca, por eso es importante intentar administrar las experiencias de los clientes con nuestra marca en todos los productos o servicios, por medio de todos los canales posibles, teléfono, en la web o por E-mail.

Promesas realistas. Las expectativas que los clientes ponen en el servicio o producto afecta las evaluaciones sobre la calidad; entre más alta sea la expectativa, mejor tendrá que ser el producto o servicio brindado para que se le perciba de alta calidad. Por consiguiente, la confianza en las promesas de la publicidad sólo es apropiada cuando en realidad se entrega confianza. Prometer que no habrá sorpresas y ser lo más fehaciente en la información dada sobre el producto o servicio, siendo consciente en cada paso para poder crear la mejor estrategia de empresa, para afianzarse con una imagen sólida, de confianza, y sobre todo con mucho futuro por delante.