Páginas Web

Páginas Web
En la actualidad las familias de un solo padre, la unión en pareja de dos profesionales y las familias con dos empleos, experimentan la ardiente necesidad del consumidor: más tiempo. Las personas que pertenecen a estas y otras estructuras familiares no tradicionales, padecen estrés excesivo debido a las obligaciones del trabajo y el hogar y se descubren abrumadas frente a muchas de las tareas cotidianas. Para muchos clientes realizar cualquier tipo de compra se ha transformado en un trabajo pesado o algo peor.

¿ Cuál es el antídoto para la insuficiencia de tiempo ?

La respuesta está en los nuevos servicios y las características de servicio que ofrecen los minoristas con el propósito de rescatar algo de tiempo para el consumidor. Nuevos e innovadores servicios, como cuidar a las mascotas regar las plantas, consejería en bodas, guarderías infantiles, organización ejecutiva, compras personales ( personal shopper ) e, incluso, la preparación para mantenerse en forma, surgieron para para hacer frente a las labores que antes hacían la familia, pero que en este momento el consumidor que busca ahorrar tiempo, puede adquirir, los servicios tradicionales, entre ellos los bancarios y de venta al detalle, a través de internet y las  páginas web de servicios, tanto de venta de productos al detalle, como de contratación de servicios, con el fin de ahorrar tiempo con el propósito de facilitar las compras, ampliando la capacidad de compra, en cualquier horario, para que sus clientes puedan realizar en un momento relajado y desde cualquier lugar, abreviando el tiempo de las transacciones, facilitando el acceso a las ventas, mejorando los envíos y entregando mercancías o servicios a domicilio en el trabajo o en el hogar.

El principal objetivo de los productores y profesionales de servicios es idéntico al de todos los demás expertos: desarrollar y proporcionar ofertas que satisfagan las necesidades y las expectativas del cliente, y de este modo asegurar su propia supervivencia económica. En otras palabras, es necesario que los profesionales del servicio puedan cerrar el problema que existe entre las expectativas y percepciones del cliente, a través de los servicios formulados en sus páginas web. Con el fin de alcanzar este objetivo, los proveedores de servicios necesitan comprender la forma en la que los consumidores eligen y evalúan sus ofertas de servicio o venta. Desafortunadamente, casi todo lo que se conoce sobre los procesos de evaluación del consumidor se refiere en específico a los productos. La suposición generalizada parece considerar que , si bien los servicios no son idénticos a los productos, cuando menos en la mente del consumidor son tan semejantes como para ser elegidos y evaluados de la misma manera.

Los consumidores tienen más problemas al evaluar y elegir los servicios que los productos, en parte porque los servicios son intangibles y no estandarizados, y en parte porque su consumo se encuentra estrechamente vinculado con su producción. Estas características conducen a las diferencias entre los procesos de evaluación que el cliente aplica a los productos y los servicios durante todas las etapas del proceso de compra. Este capítulo se organiza en las cuatro etapas del proceso de compra:
  1. Búsqueda de información ( a través de la información reflejada en la página web del proveedor del servicio o producto. )
  2. Evaluación de las alternativas, a través de las web de otros, bien sea competencia o comentarios del producto o servicio.
  3. Compra y consumo del producto o servicio.
  4. Evaluación de post venta, haciendo referencia a lo ofertado con lo deseado, y la forma de entrega.
La falta de conocimiento sobre la forma en que el cliente evalúa y elige los servicios o productos en cualquiera de estas cuatro etapas fundamentales, genera un problema en el cliente que los profesionales y proveedores deben cubrir, teniendo muy en cuenta los objetivos que desean alcanzar.

Las cualidades de búsqueda son los atributos que el consumidor puede determinar antes de comprar el producto y las cualidades de experiencia, los atributos que sólo pueden distinguirse después de la compra o durante el consumo. Entre estas cualidades de búsqueda se comprenden el color, el estilo, el precio, el ajuste, la sensación de cercanía creada por la información dada; las cualidades de experiencia incluyen el sabor y la facilidad de uso. Un nivel de cualidades de búsqueda es alto cuando se trata de productos como automóviles, ropa, muebles y joyas, gracias a que los atributos de los productos pueden determinarse y evaluarse, casi por completo, antes de su compra a diferencia de que no van ha ser probados a través de la red. 

Por otra parte, el nivel de las cualidades de experiencia es alto en productos y servicios, como por ejemplo unas vacaciones, servicios de comida a domicilio, servicios de asesoría, servicios médicos, debido a que sus atributos no permiten conocer ni valorar los productos sino hasta que se compran y se consumen. En la tercera categoría se incluyen las cualidades de credibilidad, que son características que el consumidor puede encontrar prácticamente imposibles de evaluar incluso después de la compra y el consumo. Como ejemplos de ofertas con altos niveles de cualidades de credibilidad son una cirugía y el ajuste de los frenos de un automóvil, pues muy pocos consumidores cuentan con la suficiente experiencia médica o mecánica para poder evaluar si los servicios en verdad son necesarios o si se realizan de manera apropiada, incluso después de que el vendedor los prescribió y los produjo. De ahí la importancia a la hora de elegir un buen profesional, para realizar servicios concretos, los cuales les puedan ayudar a tener un negocio de éxito en linea.

Así mismo que les puedan acompañar a través del conocimiento adquirido sobre el medio, ayudando con las mejores estrategias, para conseguir implementar su negocio en la red, y obtener beneficios desde el primer mes de negocio, para sufragar y amortizar los gastos de la creación y promoción de la misma.